termalistas.com
Teléfono de Información y Reservas Encuentranos en Facebook Síguenos en Twitter Recomendar en Google+ Siguenos en LinkEdin
Soy Termalista Regístrate

Respuestas: 2
Visitas: 596
Andorra
por Jose Manuel - El país de los Pirineos

 

 

por Jose Manuel
22/08/2014 19:22hs
 

Sobre Andorra parece estar todo dicho, o casi. El llamado “país de los Pirineos” respira naturaleza por todos sus poros, latiendo al ritmo de este gran corazón verde que envuelve cada uno de sus rincones: ríos, lagos, fuentes, prados, valles, montañas... Es un país milenario que alberga un rico patrimonio cultural, con destacados ejemplos en cada una de sus poblaciones y valles: torres e iglesias románicas, museos y monumentos, itinerarios culturales, fiestas y tradiciones... Por supuesto, es también un paraíso de las compras, y aunque la diferencia de precios ya no es tan alta como hace años (en Andorra han subido algunos impuestos), muchos productos son todavía más baratos que en el resto de Europa: perfumería y cosmética, moda y calzado, farmacias y parafarmacias, electrónica y fotografía, música, ópticas, joyas y relojerías, deportes, tabaco y licores, así como también productos gourmet. En Andorra, además, se puede comer muy bien y disfrutar de una gastronomía propia, con influencias francesas y catalanas y, por supuesto, practicar casi cualquier tipo de deporte, en invierno y en verano...


Andorra


Andorra



Lo que, sin embargo, no es tan conocido es que Andorra es también un destacado centro de peregrinación... religiosa. ¡Quién lo diría!, pero en este pequeño gran país, las sorpresas aparecen donde menos se piensa. En mitad del Principado, rodeado de naturaleza y envuelto en parajes de gran belleza, se encuentra el santuario de Meritxell, símbolo y emblema de la pasión de todo un pueblo. La iglesia del santuario ha sido reconocida recientemente con el título y la dignidad de `Basílica Menor´, título concedido por el Papa Francisco. El conjunto está formado por la iglesia vieja de Meritxell, de origen románico, y el nuevo santuario, obra del arquitecto Ricardo Bofill.

Desde hace unos meses, el santuario de Meritxell se ha incorporado a la Ruta Mariana, lo que le ha permitido consolidarse como un importante destino de turismo religioso y formar parte de este destino global visitado tanto por creyentes como por amantes del arte y la naturaleza. De este modo, el santuario andorrano se incorpora a este proyecto con la idea de abrir el país al turismo religioso y tener la oportunidad de dar a conocer todo el patrimonio religioso, cultural y natural que posee.

La Ruta Mariana es un itinerario de interés cultural y religioso que se desarrolla en tres países y que une los santuarios del Pilar, Torreciudad, Lourdes, Meritxell y Montserrat, un itinerario de fe guiado por la espiritualidad y devoción mariana, poseedor de una gran riqueza turística, patrimonial, rural, gastronómica y natural. Esta ruta, que cada año aumenta su número de visitantes, acoge anualmente entre sus cinco santuarios alrededor de 12 millones de peregrinos, lo cual refleja el gran atractivo e importancia que posee para peregrinos y turistas. Prueba del interés por la ruta es que en los seis primeros meses de 2014, el número de consultas a su Secretaría ha aumentado en un 40% respecto al mismo período del año anterior.

El misterio de Meritxell

El Santuario de Meritxell, al igual que sucede con otros muchos santuarios, no cuenta con documentos escritos que aporten información concreta y precisa para poder hacer una reconstrucción fiel de cómo fueron sus inicios. Pero de lo que si hay constancia es de la tradición oral que ha pasado de padres a hijos y a través de la cual ha llegado hasta nosotros una bonita leyenda. Según se cuenta, en la mañana de un 6 de enero, un pastor se dirigía a Canillo para asistir a la misa de Reyes, al pasar por el lugar en el que hoy se encuentra el santuario, le llamó la atención un rosal en flor y sus hojas verdes. Era obviamente una visión extraña, puesto que todo estaba nevado y el aspecto del rosal era completamente primaveral. Al acercarse al arbusto, se quedó sorprendido al comprobar que a sus pies había una bella imagen de Nuestra Señora. Los habitantes del pueblo recogieron la imagen y la llevaron a Canillo. La colocaron en el altar de la iglesia e hicieron la promesa de construirle un retablo.

Sin embargo, a la mañana siguiente, al entrar en la iglesia, comprobaron que la imagen no se encontraba en el lugar donde la habían depositado y que había desaparecido. Un viajero que venía de Andorra y que desconocía los hechos acaecidos el día anterior, se presentó diciendo que al pasar por Meritxell había visto una imagen de Santa María al pie de un rosal en flor. La conclusión a la que llegaron fue que la Virgen prefería ser venerada en la población de Encamp. Así pues, los habitantes de este pueblo fueron en procesión a buscar la imagen y la colocaron en el altar mayor de la iglesia parroquial. Al día siguiente y al igual que había sucedido en Canillo, la imagen había desaparecido en circunstancias similares. Volvieron a Meritxell y encontraron la imagen junto al rosal y con una pequeña extensión de terreno completamente limpia de la nieve que había caído la noche anterior. La voluntad de Nuestra Señora había quedado clara y por esa razón, los habitantes de Canillo y Encamp construyeron una capilla en ese lugar para que fuese venerada allí mismo por los fieles.

No acabaron ahí las ansias viajeras de la Virgen. Más recientemente, en la noche del 8 al 9 de septiembre de 1972, pocas horas después de haber celebrado la festividad de la patrona, un incendio destruyó prácticamente la totalidad del santuario dejando a salvo únicamente parte de la fachada de la iglesia y algunos muros. La imagen de la Virgen desapareció y nunca se ha sabido si fue robada o destruida por el fuego, y tampoco se supo si el incendio fue accidental o provocado. Nadie ha vuelto a encontrar un rosal en flor con la imagen de la Virgen.

La construcción del nuevo edificio fue encargada al estudio del arquitecto Ricardo Bofill y la obra debía trasmitir grandiosidad monumental y fuerza religiosa, integrándose en el paisaje, estando al servicio de la religión y la cultura. El gran complejo que proyectó Bofill fue recortado y el resultado actual es un diseño de santuario moderno, de concepción ecléctica, que no gusta a todo el mundo y que en su día provocó serias discrepancias. Fue inaugurado en 1976. Una réplica de la desaparecida imagen románica preside el santuario.

La explosión del románico

Como ocurre en otros muchos lugares de los Pirineos, Andorra se encuentra en un emplazamiento fronterizo, en una confluencia de vías y caminos que unen el norte y sur de Europa. Con el paso de los siglos, esta posición geográfica ha dado lugar a una serie de mezclas y fusiones tanto artísticas como sociales, que tuvieron posteriormente una materialización concreta a través de diferentes manifestaciones. El arte románico y prerrománico andorrano son un claro ejemplo de estas manifestaciones de alto valor artístico, siendo hoy uno de los emblemas del país. Las diferentes iglesias y construcciones arquitectónicas que se pueden visitar repartidas a lo largo del territorio constituyen una manera privilegiada de conocer la historia y la cultura del principado. El románico andorrano lleva más allá del propio edificio: interrelaciona con las antiguas comunidades religiosas, con los centros de la vida espiritual y social de las comunidades que habitaron estas tierras hace siglos.

Andorra cuenta con más de cuarenta iglesias románicas que, arquitectónicamente, se caracterizan por ser construcciones sencillas, de pequeñas dimensiones y de ornamentación austera, pero que transmiten una belleza y una espiritualidad sin límites. Pequeñas y sencillas iglesias románicas, repartidas por los valles andorranos, son tesoros únicos que trasladan a tiempos pasados, en los que estos edificios eran el centro de la vida social y religiosa de las comunidades. El edificio románico, unido al paraje natural en el que se encuentra, forma un conjunto sorprendente por su belleza y vistosidad. Entre los más valiosos ejemplos destacan el Puente de la Margineda, el puente medieval más grande de Andorra, la iglesia de Santa Coloma, con su excepcional torre circular o la iglesia de Sant Esteve, con el ábside románico de mayores dimensiones y el más rico en decoración del Principado.

Además, vale la pena visitar la Iglesia de San Joan de Caselles, perteneciente a la parroquia de Canillo y cercana al Santuario de Meritxell, está considerada como una de las construcciones más importantes del arte románico del principado. En su interior guarda un Cristo en estuco único en el mundo (s. XII). El Santuario de Canòlich, en Sant Julià de Loria, es una de las ermitas más veneradas. Su ubicación, más alejada que muchas otras, hizo que la devoción se conservase intacta desde tiempos pasados. San Martí de la Cortinada, iglesia románica del s. XII, en la que se pueden admirar unas pinturas murales realizadas a finales del siglo XII, así como retablos, rejería y otras obras de decoración.

Naturaleza en estado puro

La naturaleza es otro de los grandes emblemas de este país. Los paisajes más habituales que se pueden contemplar están formados por montañas, ríos, lagos, bosques, fuentes, prados, bordas... Esta abundante naturaleza invita a la visita de los parques naturales, a realizar excursiones y rutas ecoturísticas y a disfrutar de numerosas actividades desarrolladas en un entorno natural único, adaptadas a todos los niveles. Al abrigo de este magnífico patrimonio natural, rodeada de valles y montañas, se encuentra Andorra la Vella, la capital del país que conjuntamente con Escaldes-Engordany forman un lugar lleno de vida y energía, con un gran eje comercial donde disfrutar de las compras, la cultura, el ocio y el relax a través de las aguas termales de Caldea, un auténtico paraíso donde el agua termal premia con todos sus dones a quien lo visita. Este centro termolúdico es el lugar idóneo para recargar pilas y olvidarse de todo.

Desde vapor hasta hielo, Caldea ofrece todas las propiedades del agua termal y permite disfrutar de las sensaciones más agradables mientras se olvidan las preocupaciones y el estrés. Entre sus instalaciones hay una laguna exterior con agua termal a 32º, arroyo con corriente, jacuzzi de pie y camas de burbujas; una gran laguna interior con agua termal a 34º, jacuzzi, cuello de cisne, máscara de agua vaporizada para hidratación facial y tazas de hidromasajes; salas de fitness, baño islandés, espacio de aquamasaje, baño Sirocco, saunas con luz relajante, hamman y luz de Wood (relajación por iones negativos); salas de relajación bajo infrarrojos, terrazas exteriores con tumbonas, jacuzzi exterior y baños indorromanos con agua termal a 36º y baño frío a 14º.

Enrique Sancho


por Jose Manuel
06/08/2016 20:09hs
 

CULTURA Y NATURALEZA SE UNEN EN LAS 7 MARAVILLAS DE ANDORRA

El Principado da a conocer una variedad de parajes naturales y lugares de interés cultural para vivir una experiencia diferente e inolvidable en el país de los Pirineos

El verano es una de las mejores épocas para visitar Andorra, en plena exhibición de su belleza natural y con unas temperaturas que invitan a disfrutar del aire libre y de sus espectaculares paisajes.

Desde enclaves de interés cultural hasta rutas por la naturaleza, cualquier persona puede vivir momentos increíbles en el Principado durante estos meses, sean cuales sean sus gustos y preferencias vacacionales.

El mirador del quer


El Mirador del Quer

Impresionarse con las vistas desde el Mirador del Quer

El recientemente inaugurado Mirador del Roc del Quer se ha convertido en el nuevo atractivo turístico de la parroquia de Canillo y de toda Andorra. Un punto panorámico único en los Pirineos con una plataforma de 20 metros de longitud, 12 de los cuales salen al vacío, a 500 metros de altura y con el pavimento de cristal para quedar boquiabierto con una vistas difíciles de olvidar.

Todos los visitantes podrán escoger el grado de impresión de la experiencia, saliendo hasta el final los más atrevidos o quedándose un poco más a resguardo los que lo prefieran.

Adentrarse en la tradición del Santuario de Meritxell

El conjunto histórico constituido por el Santuario Viejo y el Santuario Nuevo, declarados bienes de interés cultural, se sitúa en el sitio donde fue encontrada la imagen de la virgen y sus visitantes pueden disfrutar de un espacio de paz con un claustro abierto para contemplar el paisaje y respirar tranquilidad.

El antiguo santuario de Meritxell es de origen románico y data del siglo XII y, aunque sufrió un importante incendio en 1972, todavía se conserva parte de su estructura y algunas pinturas en el interior. El nuevo santuario se erige como la sede de la religiosidad andorrana y el corazón espiritual del país, además de destacar por ser uno de los exponentes más representativos de la arquitectura de Andorra del siglo XX, una obra que combina el eclecticismo monumental de Ricardo Bofill y la cultural material del país.

Maravillarse en los lagos de Tristaina

Las montañas abren paso a los excursionistas y caminantes para disfrutar de unos paisajes únicos, bañados por las aguas gélidas del pico de Tristaina. Rutas de dificultad variada pero aptas para todos, para toda la familia, ideales para pasar un día en la naturaleza respirando aire puro, rodeados de un valle pedregoso pero a la vez decorado por la vegetación autóctona andorrana.

El Estany Primer, el más pequeño de todos; el Estany del Mig, más alargado e indómito que sus hermanos; y el Estany de Més Amunt, que reposa en la falda del pico de Tristaina se convierten en el entorno perfecto para llevarse un recuerdo espectacular de Andorra y fotografías de envidia.

Pasear por el Valle del Madriu-Perafita-Claror, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO

Con una superficie superior a las 4.000 hectáreas, el valle coincide con la cuenca del río Madriu y forma un territorio con una unidad coherente entre la obra del hombre y de la naturaleza, destacando el patrimonio natural y cultural.

Gracias a la conservación de las estructuras de organización y gestión del espacio desde la época medieval y su diversidad de paisajes y viviendas tradicionales, así como la presencia ininterrumpida de la acción humana, la UNESCO declaró este valle Patrimonio Mundial el año 2004, en la categoría de paisaje cultural, en la cual solamente hay 84 bienes de todo el mundo.

Parar el tiempo en Auvinyà

A solo dos minutos de Sant Julià de Lòria y a quince de La Rabassa y de Naturlandia se alza Auvinyà, una población que recrea lo que podría haber sido un pueblo andorrano de la Edad Media y al cual solamente se puede acceder a pie.

¿Sus particularidades? Todas las casas son diferentes entre ellas, cada una hecha con un material diferente, en muchos casos recuperados de otros lugares de Andorra. Dos torres medievales, dos puentes románicos y las puertas de entrada a las casas, provenientes de anticuarios, y cada una con su nombre dedicado a las familias, la naturaleza y los animales, además de los faroles, balcones y las rejas hechas a mano.

En Auvinyà, el visitante podrá conectar con la naturaleza y desconectar del ritmo del día a día. La pregunta es, ¿vais a querer volver a la realidad?

Descubrir una joya prerrománica

Probablemente la más conocida de Andorra, la iglesia de Santa Coloma, situada en Andorra la Vella, es una de las iglesias más singulares del Principado. Por un lado, por ser una de las más antiguas –su construcción data entre los siglos VIII y IX, siendo así una muestra de la arquitectura prerrománica-; por otro, por su característico campanario circular, el único en el país. Además, en su interior los visitantes podrán ver de cerca decoraciones murales de estilo románico y una representación en madera policromada de ‘La Señora de los Remedios’ del siglo XIII.

Montañas, valles y paisajes salvajes. Andorra ha reunido tradicionalmente todos los elementos para enriquecer su cultura de historias y leyendas y una de las más conocidas es la trágica leyenda de la Creu dels Set Braços (La Cruz de los Siete Brazos), que se erige sobre un talud en el camino viejo entre Canillo y Meritxell.

Vivir las leyendas de Andorra

Cuenta la historia que una cuadrilla de jóvenes quiso burlarse de los miedos de un chico de Prats que temblaba solo de pensar que el diablo podía ir a su encuentro algún día. Después de gastarle una broma de mal gusto, el diablo hizo de las suyas, haciendo desaparecer al chico y castigando a los jóvenes por su maldad.

En el lugar donde ocurrió esta historia se decidió poner una cruz para que los transeúntes no olvidasen las consecuencias de tal acto. La cruz tenía siete brazos, como siete eran los jóvenes que quisieron burlarse de su amigo. Uno de ellos desapareció y, extraña coincidencia, la cruz también perdió uno de sus brazos.

Todos aquellos que quieran disfrutar al máximo del senderismo, la app de Andorra Turismo Activo, disponible para dispositivos iOS y Android, tendrán a su alcance una gran cantidad de rutas al aire libre, con mapas offline y un seguimiento detallado por GPS.


 

Crear nuevo mensaje en "Andorra"

Para crear un mensaje
Introduce tus datos o Regístrate

                                                                         
"Termalistas" es una comunidad formada por enamorados del turismo termal que
comparten experiencias, opiniones y recomendaciones. Si eres un auténtico Termalista regístrate y comienza a disfrutar de nuestros Balnearios, Hoteles con Spas, Termas y Talasos. Descubre los beneficios de la Balneoterapia y la Talasoterapia.